En ALIANZA decimos  que somos una gran familia. Y no solo aplicamos ese  concepto para con nuestros afiliados, sino también, y fundamentalmente en la interna, con nuestro personal.
De nada sirve que expresemos a los cuatro vientos que somos profesionales, responsables y humanos, si no lo aplicamos en lo interno, con nuestra gente, con el personal que día a día “hace” la empresa.
Es así que aplicamos los criterios de capacitación permanente en todas y cada una de las áreas que componen la empresa. Y no solo capacitación desde el punto de vista técnico, sino también en lo personal, en lo humano. Debemos todos “hablar” el mismo idioma y aplicar los mismos conceptos, donde el paciente esta por encima de todo. Es el centro de nuestros desvelos y colaboramos en todo lo que sea posible para una pronta mejoría, o al menos, que su convalecencia sea con la mejor calidad de vida que la persona se merece.
Entonces, eso somos, un equipo que combina el conocimiento con la responsabilidad y la capacidad técnica. Una familia que brinda calidez, calor humano, y por qué no amor y pasión por el trabajo, porque para nosotros cada paciente es “El” paciente.

Gracias por confiar en nosotros. Gracias por integrar esta gran familia.